Si algunos dudaron de que el arresto de Gabriel Mendicuti fue con dedicatoria a Félix González Canto, luego de la detención de Mauricio Góngora en la Ciudad de México, ya se podría establecer que el Senador sí está en problemas.

Mendicuti fue uno de los principales operadores políticos del ex Gobernador, pero Mauricio no solo fue uno de sus operadores financieros, sino en uno de sus hombres más cercanos. González Canto y Góngora Escalante son amigos prácticamente desde la infancia.

A la par de la de Roberto Borge, Félix también le tejió una plataforma política a Mauricio, para un proyecto de ¡tres sexenios!, que finalmente se redujo a una ‘oncena trágica’.

En la primera mitad del gobierno de Félix, Mauricio fue recaudador de Rentas de la Secretaría Estatal de Hacienda (SEH), cuyo titular fue otro ‘felixista-borgista’, Fredy Marrufo, y después brincó como tesorero del Ayuntamiento de Solidaridad, siendo alcalde con Román Quian, también cercano al ahora senador.

Félix González le impuso gabinete y medio a Roberto Borge. En la primera mitad del ‘quinquenio del malestar’, Mauricio fue titular de la SEH, que luego pasó a ser Secretaría de Finanzas y Planeación  (Sefiplan).

Finalmente, Félix logró colocar a Mauricio como alcalde de Playa del Carmen, que sería la plataforma de lanzamiento de su amigo a la candidatura del PRI a Gobernador.

Tanto Roberto Borge como Félix González fallaron en su estrategia de prolongar la ‘oncena trágica’ con Mauricio.

Ahora el ‘felixismo-borgismo’ está en ruinas, pero de cara a los comicios de 2018, Félix sigue sonado para ser candidato del PRI a diputado federal.

Comparte tus comentarios