Tecnología

Facebook: Esto es lo que sabemos del escándalo

La red social intentó adelantarse a la ‘tormenta’, pero en realidad no lo hizo bien. Otra vez.

Facebook intentó adelantarse a la última tormenta de medios. En cambio, ayudó a crear una.

La compañía sabía de antemano que el sábado, The New York Times y The Guardian’s Observer publicarían informes contundentes de que la firma de datos que ayudó a Donald Trump a ganar la presidencia, había accedido y retenido información sobre 50 millones de usuarios de Facebook sin su permiso.

Facebook hizo dos cosas para protegerse: envió cartas a las empresas de medios explicando por qué esta filtración de datos no constituía una ‘violación’. Y luego recogió los informes utilizando su información y publicó en su blog el viernes sobre por qué suspendía la empresa de publicidad, Cambridge Analytica, desde su sitio.

Ambos movimientos fracasaron.

El viernes, Facebook declaró que “recibió informes” de que Cambridge Analytica no había eliminado los datos de usuarios, y que necesitaba suspender la firma.

La declaración dio la impresión de que Facebook había investigado el asunto. De hecho, las decisiones de la compañía se derivan de la información de los informes de noticias que se publicarán al día siguiente, y no ha verificado de manera independiente esos informes, según una persona con conocimiento del tema. Al tratar de parecer proactivo, Facebook terminó agregando peso a las noticias.

El sábado, cualquier buena voluntad que la compañía ganara al hablar sobre el problema se deshizo rápidamente cuando los reporteros revelaron las maniobras legales detrás de escena de Facebook.

“Ayer, Facebook amenazó con demandarnos. Hoy publicamos esto”, escribió Carole Cadwalladr, la reportera de Observer, en Twitter, en una publicación compartida casi 15 mil veces.

The Guardian dijo que no tenía nada que agregar a su declaración. The Times confirmó que también recibió una carta, pero dijo que no consideraba la correspondencia una amenaza legal.

Las historias, junto con las cartas a las redacciones, son sólo dos de las muchas formas en que Facebook no pudo contener las consecuencias de las revelaciones de Cambridge Analytica.

El silencio por parte del director ejecutivo Mark Zuckerberg  y la jefa de operaciones Sheryl Sandberg no ayudó.

Tampoco que el lunes por la noche se informó en el New York Times que el Jefe de SeguridadAlex Stamos, se va después de enfrentarse con otros ejecutivos, incluida Sandberg, por cómo Facebook manejó las campañas de desinformación en Rusia. Facebook dijo que Stamos todavía está en la compañía, pero no negó abiertamente que planea irse.

“La mayoría de sus ejecutivos no han dado una entrevista real en años, y mucho menos respondieron preguntas profundas”, escribió Zeynep Tufecki, profesora asociada de la  Universidad de Carolina del Norte que se especializa en redes sociales y democracia, en una publicación en Twitter.

En un signo de consternación de los inversionistas, las acciones de Facebook cayeron un 6.8 por ciento el lunes, la mayor caída desde marzo de 2014. Y este martes extienden las pérdidas.

A medida que las acciones cayeron y las críticas de los legisladores llegaron de Estados Unidos y Gran Bretaña, la compañía trabajó para dejar claro que no tiene suficiente información, por sí misma, para reaccionar a los informes de noticias del sábado de una manera más fuerte.

Facebook publicó otro texto en el blog, diciendo que Cambridge Analytica y el investigador que les proporcionó los datos, Aleksandr Kogan, habían aceptado una auditoría forense digital para probar que la eliminaron.

Facebook dijo que la única persona que no aceptó la auditoría fue Christopher Wylie, el excontratista de Cambridge Analytica que habló con los periódicos sobre la filtración de datos. Con la publicación, Facebook apuntó a generar más escepticismo en torno a la información de Wylie, de acuerdo con una persona familiarizada con el asunto.

Eso tampoco resolvió las cosas rápidamente. Los auditores ya estaban en la oficina londinense de Cambridge Analytica el lunes cuando tuvieron que detener su trabajo. Esto debido a que la Oficina del Comisionado de Información del Reino Unido  está ejecutando una orden para llevar a cabo su propia investigación en el sitio.

La saga de Cambridge Analytica es la más reciente de una serie de respuestas de Facebook, a menudo reaccionarias y que a veces sin querer agita la indignación pública en lugar de resolver las preocupaciones.

La interacción de la compañía con el público tiende a comenzar con una publicación de blog cuidadosamente diseñada, y luego evoluciona hacia una conversación mucho más improvisada basada en Twitter con ejecutivos de bajo nivel que defienden la red social y explican sus decisiones, lo cual no siempre sale bien.

Por ejemplo a principios de este año, cuando el gobierno estadounidense acusó a 13 rusos que usaban Facebook para manipular a los votantes, un ejecutivo de Publicidad de Facebook fue a Twitter para aclarar que, en general, los anuncios rusos se usaban principalmente para dividir a los estadounidenses, no para influir en las elecciones.

Sus comentarios se volvieron virales después de que el presidente Donald Trump los usó para respaldar los ataques contra los “medios de noticias falsos“.

Mientras tanto, Zuckerberg y Sandberg planean permanecer callados sobre la situación de Cambridge Analytica hasta que la compañía complete su revisión interna de lo que sucedió, de acuerdo con una persona familiarizada con el asunto.

Hasta que lo hagan, las preguntas sobre la capacidad de Facebook para hacer frente a la crisis de Cambridge Analytica sin duda persistirán.

Comentarios
Fuente
El Financiero
Tags

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Close