Guillermo Correa Bárcenas

En el fútbol y las elecciones todos vamos a ganar

La sociedad mexicana está dolida: Juan Ramón de la Fuente

El triunfo de México sobre Alemania en el Campeonato Mundial de futbol que se desarrolla en Rusia se tomó de inmediato como bandera de los candidatos presidenciales del PRI y el PAN para argumentar que sí se puede derrotar al puntero de MORENA en las encuestas previas a las elecciones federales del próximo primero de julio. Creen, ilusionados, que a diez días de los comicios la ciudadanía podrá olvidar los últimos 18 años de corrupción e impunidad que han caracterizado a sus gobiernos en la alternancia. En su caso, no le apuestan al juego limpio con que sorprendieron los ratoncitos verdes futboleros y por si las dudas siguen con sus estrategias políticas, basadas en el engaño y la compra de votos, para dejar en claro que no están dispuestos a dejar el poder conjugado en el PRIAN, cuando sienten en el fondo que la revancha del pueblo ha llegado.

La sociedad mexicana está dolida, explica el doctor Juan Ramón de la Fuente en su más reciente libro en el que como especialista en la medicina psiquiátrica describe una realidad que todos queremos que cambie, salvo quienes se han beneficiado del dolor generalizado que a diario crece con hechos cada vez más repugnantes que se traducen en un malestar cotidiano, provocado en gran parte por el neoliberalismo, la globalización y las nuevas tecnologías.

En sus reflexiones, el ex rector de la UNAM nos habla del arte de mentir en la política, del por qué la gente admira y teme al poderoso y del miedo a la libertad descifrado por Erich Fromm, quien también fue académico en la gran casa universitaria. Con ejemplos de lo sucedido recientemente en Gran Bretaña, Estados Unidos y Colombia aborda además el polémico concepto del populismo con el que en México es identificado Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial que lleva meses en la cima de las simpatías nacionales, según las encuestas que sólo son la fotografía de un momento que se repite, repite y repite siempre que se informa de ellas conforme se acerca el día de la definición. Ni siquiera la victoria del selectivo mexicano que se aludió al inició ha logrado cambiar esta percepción.

Razones sobran para que no suceda. Dice el doctor Ramón de la Fuente:   “La corrupción es un fenómeno que ha socavado a buena parte de la clase política en México y en otros países del mundo. Es una plaga. Un bacilo que se ha introducido en nuestro mundo y lo contamina desde dentro. Dirigentes, tanto de izquierda como de derecha, se han beneficiado de ella. No es un asunto ideológico, es de principios éticos. La aparición del ciudadano furioso (ante la corrupción, la desigualdad y la injusticia), es quizás la expresión más clara de la crisis que hoy viven las democracias occidentales. Al menos explica la regresión que significan el Brexit para el Reino Unido –salida de la Unión Europea–, el triunfo de Trump en los Estados Unidos y el crecimiento inusitado de candidatos xenófobos y ultranacionalistas en Alemania, Francia, Holanda y otros países europeos. También explica las movilizaciones populares que defenestraron al gobierno de Brasil e intentan hacer lo mismo con el de Venezuela. ¿Cuál será su expresión en el México del 2018?”.

Pronto lo sabremos en nuestro país. Entre tanto crece la furia social, la que, agrega el ex rector de la UNAM, se logra entender “porque hay un resentimiento acumulado: sea por la corrupción y la impunidad de los gobernantes, sea por la innegable desigualdad en la distribución de la riqueza y de las oportunidades, o sea de la percepción de que uno no recibe lo que le toca, lo que en estricta justica cree que se merece. Si la democracia liberal, pacífica y próspera es la responsable de semejantes circunstancias, entonces al diablo con ella. ¡Que viva el proteccionismo! ¡Resucitemos las viejas fórmulas! Me parece un grave error”.

Esa furia social por el malestar a la que estamos sometidos en el país está detallada en otro libro titulado “La otra delincuencia. Los virreyes de las instituciones que fueron los gobernadores”, de Norberto Vázquez, un colega que se avocó a reunir hechos que llaman a despertar conciencias y reflexionar sobre una desafortunada generación de “juniors” sin talento para desempeñarse en la administración pública, pero sí para robar. Reseña los casos de los ex gobernadores Mario Villanueva, Andrés Granier, Tomás Yarrington, Guillermo Padrés, César Duarte, Javier Duarte, Roberto Borge, Rodrigo Medina y Roberto Sandoval. El texto detalla la formación política de cada uno y narra cómo gestaron lo que desencadenó en procesos judiciales en su contra. Los perfiles descritos por el autor dan un panorama del costo electoral que ha tenido el PRI, derivado de la corrupción de estos ex gobernadores.

El libro fue presentado esta semana en la sede del Senado de la República a instancias del legislador Luis Humberto Fernández Fuentes, presidente de la Comisión de Reforma de Estado e integrante del PT, quien lamentó la institucionalización de este mal. En el auditorio Octavio Paz, el catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y reportero de toda su vida, Armando Rojas Arévalo,  comentó que siempre ha habido corrupción en México, pero que si antes eran casos aislados ahora –con gobiernos de todos las instituciones políticas-  se dio en pandilla; “tantos se pusieron de acuerdo para robar todos al mismo tiempo”, señaló.

Propagada la corrupción en todos los ámbitos del país de lo que da cuenta La Estafa Maestra de la que no es ajeno el candidato del PRI a la presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña; y también el del PAN, Ricardo Anaya, señalado como presunto “lavador” de dinero, desde la coalición que encabeza Andrés Manuel López Obrador se asegura que será un hecho y no una promesa de campaña terminar con la rampante situación que tiene lugar, por ejemplo, en la SAGARPA en lo que corresponde a la asignación y el uso de los recursos públicos destinados a los programas del campo.

Víctor Villalobos Arámbula, experto propuesto por la coalición “Juntos haremos historia” como titular de la Secretaría del Campo, no ignora que la Secretaría de Agricultura cuenta actualmente con 72 mil millones de pesos, presupuesto suficiente para atender las necesidades del agro y que, sin embargo, el sector no crece ni produce más ni mejor debido a que los gobiernos del PRI y del PAN han ejercido el dinero público de manera discrecional. En consecuencia, los recursos no llegan a los productores agropecuarios ni a los pescadores y son entregados a unos cuantos privilegiados.

Por esa malversación de los apoyos para la agricultura, la ganadería y la pesca la mayoría de nuestros productores no son atendidos. El científico con reconocimiento nacional e internacional propone terminar con la corrupción mediante una fórmula simple: poner en marcha reglas de operación claras para manejar el presupuesto de manera honesta y transparente, y que los productores, sobre todo los pequeños y medianos, puedan acceder a los incentivos productivos sin intermediarios ni la participación de caciques y líderes de membretes que se transportan en insultantes camionetas de lujo producto del acarreo de campesinos que no tienen ni para comer, mucho menos para ver, por televisión, el futbol.

DESDE EL CENTRO

Javier Delgado Mendoza, miembro del equipo que diseña el Plan Nacional de Desarrollo Agropecuario para el periodo 2018-2024, de la coalición Juntos Haremos Historia, adelantó que se trabaja en tres prioridades: el abastecimiento de productos básicos para la seguridad alimentaria; un nuevo sistema de financiamiento rural y en la investigación, transferencia de tecnología e innovación agrícola.

 Con la representación de Víctor Villalobos Arámbula, quien de ganar dicha coalición sería titular de Agricultura, expuso que esta dependencia tendrá un diagnóstico y redefinición, ya que hoy operan 190 programas de apoyo al campo, en diferentes instituciones, pero se requiere ordenarlos, sumarlos y hacerlos más eficientes consolidándolos a través de la SAGARPA. También consideró que se requiere continuidad en las políticas para el campo y permanencia de los funcionarios de las instituciones que atienden al sector rural. Lo que se busca es una democratización del crédito y que la banca de desarrollo haga puntual y estrictamente esa labor… Marcel Morales Ibarra, especialista en biofertilizantes, señaló que el reto que enfrenta la producción mundial de alimentos en el siglo XXI es de carácter cualitativo, ya que hay que producir 70 por ciento más en los próximos 20 años para cubrir la demanda de comida. Sin embargo, el problema de fondo es que, paralelamente, se tiene que transformar el actual  modelo de la producción agrícola, que se heredó de la Revolución Verde, de mediados del siglo pasado, “ya que se trata de un modelo absurdo, de altos costos, muy ineficiente y devastador con el medio ambiente”… Junto con Gerardo Torres Salcido y Enrique Mérigo Orellana, presentaron el libro El agro y las Áreas rurales en el México del Siglo XXI… Claudia Sheinbaum y Patricia Ruiz Anchondo van que vuelan para ganar el gobierno de la CDMX y la alcaldía Venustiano Carranza respectivamente… Carestía, corrupción, impunidad, mal gobierno, inseguridad y violencia, entre otros males, definirán futuro político del país en la elección del primero de julio.

Guillermo Correa Bárcenas

tigrebilly@hotmail.com

Comentarios
Tags
Close