Eros Ortega Ramos

El PRI inicia compra masiva de votos en apoyo a Alfredo del Mazo

En el año de 2012, los diputados Julisa Mejía Guardado (PRD), Ricardo Mejía Berdeja (MC), Manuel Huerta (PT) y Roberto López Suárez también del PRD (éste último como presidente), integraron una comisión que investigó la triangulación de recursos usados de manera ilegal para favorecer la campaña de Enrique Peña Nieto en la contienda como candidato a la Presidencia de la República. Cabe señalar que el tope fijado por el Instituto Nacional electoral (INE) para la campaña electoral en ese año fue de 336 millones 111 mil 84 pesos, pero según el cálculo realizado por los diputados de la oposición y expuesto posteriormente en un reporte, por conducto del llamado Grupo Financiero Monex, la cantidad total ascendió a poco más de 4 mil 599 millones 946 mil 834 pesos de gastos no reportados: “El reporte refiere que durante las investigaciones logró identificar distintos tipos de tarjetas utilizadas por el PRI para financiar a representantes de casilla, promotores del voto y la compra de sufragios en la elección de 2012” (LaJornada, 12/III/14).

Muchos de estos recursos utilizados de manera ilegal por parte del partido político que pretende volver a ganar la gubernatura del Estado de México con Alfredo del Mazo, en ese año se vieron materializados en unas polémicas tarjetas, también conocidas como “monederos electrónicos”, proporcionadas por la cadena mexicana de almacenes y supermercados: SORIANA. Ante el reparto masivo de estos apoyos, miles de mexiquenses, previo a las elecciones de la entidad, saturaron algunas de las sucursales de esta tienda departamental con las famosas tarjetitas rojas que, para colmo de muchos de estos vendedores del voto resultaron inservibles, ya que no tenían fondos. Únicamente un porcentaje de éstas contenían un raquítico saldo de 500 pesos en el mejor de los casos, por lo que miles de engañados se dijeron molestos por el embuste del cual habían sido víctimas.

Hablando de apoyos, el pasado 24 de enero del año en curso dieron inicio las precampañas para la gubernatura del Estado de México, por lo que las visitas de funcionarios federales a distintas partes de la entidad, al igual que los incentivos económicos, se han incrementado de manera notable. Según información oficial revelada por el gobierno del Estado de México, desde esa fecha hasta el día de hoy, Eruviel Ávila Villegas ha repartido mediante una tarjeta llamada “La efectiva” más de 50 millones 657 pesos a más de 18 mil beneficiarios: “En la víspera de la contienda por la gubernatura, la entrega de vales para los útiles escolares del próximo ciclo escolar también se adelantó, y se fortalecieron la donación de laptops (se darán mil 900 en sólo dos meses), el equipamiento de escuelas (con 30 mil computadoras) y los subsidios agrícolas, entre otras ayudas” (Proceso, 17/lll/17). Para este oportunismo proselitista, el expresidente municipal de Ecatepec de Morelos en dos ocasiones ha aclarado que de acuerdo a la ley electoral de la entidad, la veda se imponía hasta el 2 de abril, por lo que todo incentivo económico que haya proporcionado a la gente antes de esa fecha se encuentra amparado por el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM): “Hay por ahí quienes quieren que acabemos con  esos programas pero no, a ver qué culpa tienen nuestros estudiantes, o nuestros pacientes de cáncer de que suspendamos este tipo de programas” (Reforma, 09/lll/17).

En relación al reparto de las mencionadas tarjetas, hace unos días el periódico Reforma publicó una nota en la cual expone ésta misma táctica practicada desde las elecciones presidenciales del 2012, pero en esta ocasión, relacionada con el priista Alfredo del Mazo quien muy despreocupadamente prometió retribuir los sufragios obtenidos con un salario (no únicamente el “rosa”) si es que logra la victoria el próximo 4 de junio en las elecciones para gobernador en el Estado de México. Así, promotores del priista han empezado a repartir tarjetas rosas, en las cuales aseguran, se depositará un beneficio económico si el candidato llega a ganar la gubernatura de la entidad: “Si el candidato llega a quedar ganador, estas (tarjetas) se van a activar. Hay que votar por él” (TiempoDigital, 20/V/17). Es importante aclarar que, según versiones de diferentes militantes priistas que entregan éstas y otras dádivas en diferentes colonias del municipio de Ecatepec de Morelos, tales tarjetas son otorgadas únicamente si el beneficiario proporciona una fotocopia de su credencial de elector, es aquí en donde le pregunto: ¿No le parece a usted un procedimiento ilegal? Más si hablamos de la preocupación que crece en el interior del PRI por el notable crecimiento de MORENA en las preferencias electorales. Pero lo que es más preocupante aún es la versión de algunos vecinos de la colonia -Sagitario 3- que, pese a que se encuentran en calidad de rumores, aseguran que la entrega de estas tarjetas “inservibles” inició desde hace varios días antes en colonias aledañas a la mencionada. Y digo –inservibles- porque al parecer no solamente no contienen nada de dinero, sino que también carecen de banda magnética y chip de seguridad. Aunado a esto, el reparto también se ha realizado en al menos dos municipios más: Coacalco y Jaltenco.

La compra del sufragio ha sido una táctica proselitista y populista practicada por un gran número de militantes de diferentes partidos políticos (no únicamente priistas) desde hace ya bastantes años a lo largo del país en tiempos de elecciones, sólo que en los últimos doce años el Estado de México ha sido uno de los principales referentes de este tipo de delito electoral, debido a la exposición mediática que se ha efectuado en diferentes medios de comunicación como resultado de un gran número de denuncias por parte de organizaciones políticas, empresariales y civiles que han condenado públicamente la ilegalidad de tales procedimientos ante la opinión pública.

No olvide que estamos hablando de una de las entidades con mayores índices delictivos y concentración de personas en situación de pobreza a nivel nacional, por lo tanto, es de esperarse que la vulnerabilidad en la cual miles de éstas se encuentran sea aprovechada por macabros intereses políticos que lo único que buscan es seguir sustentando el poder a costa de sobornos pasajeros. En otras palabras, la clase política sabe aprovecharse muy bien de la necesidad de la gente, apoyándose en promesas que aunque sus electores no estén seguros de que serán cumplidas, alivian un poco sus dificultades económicas. Ahora sólo queda esperar que pese al reparto masivo de estas migajas electorales, la mayoría de votantes se decida por efectuar su voto de castigo en contra del partido que estando al frente del ejecutivo en el Estado de México, ha conducido a la entidad hacia una grave crisis de inseguridad e inestabilidad económica y social.

Gracias por su lectura.

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: sociologia_uameros@hotmail.com

*El autor es licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Comentarios
Tags

Eros Ortega Ramos

Licenciado en Sociología por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Close