Julián Puente

El papel de los independientes en las elecciones 2018

En los últimos días hemos sido testigos de pronunciamientos y comentarios relacionados con el apoyo ciudadano hacia los aspirantes a candidaturas independientes. Claramente se pueden observar tendencias que sin duda influirán en los resultados del próximo año  y también en el aceleramiento de la descomposición del sistema político. Hay que subrayar que la figura de independiente trasciende a las candidaturas fuera de los partidos; estos últimos, en su afán por combatir su enorme desprestigio, también están buscando utilizar dicha figura para presentarse con un nuevo disfraz. En este 2018, por primera vez en la historia de México, podremos escoger entre contendientes partidistas y sin partido: las llamadas candidaturas independientes. La historia reciente nos mostró que los primeros independientes que tuvieron éxito fueron aquellos que provenían de algún partido salvo el caso Kumamoto, por lo que es de esperarse que ante las dificultades que implica alcanzar la Candidatura Independiente surjan ideas para encontrar atajos. A nivel federal, será la primera ocasión en la que contemos con la posibilidad de ver competir a ciudadanos sin el respaldo de partido político alguno para la Presidencia o senadores de la República. En 2015 ya ocurrió en el caso de diputados federales y el resultado fue poco alentador. A nivel local las circunstancias no varían mucho. De manera general, las candidaturas independientes han tenido que sortear desde los 2013 distintos obstáculos que a partir de las legislaciones locales se les han impuesto, tales como el porcentaje de apoyo a recabar para obtener la candidatura que en muchos casos eran absurdos y se lograron disminuir en los tribunales. Lo cierto es que el papel que jugarán las candidaturas independientes para la presidencia de la República será de muy poca importancia aun y con el famoso Jaime Rodríguez Calderón alias “El Bronco” dentro de ellos. Quizá se escuche y se vea  de vez en cuando el nombre y la imagen de Marichuy la mujer indígena que trata de llegar a la presidencia de la república. En las cuestiones locales y en específico en nuestro estado si existen personajes que pueden hacer ruido y que pese a su pasado oscuro tienen posibilidades ya que aún cuentan con capital político, tal es el caso de Andrés Ruíz Morcillo, de ahí en fuera los demás candidatos registrados ante el IEQROO a mi punto de vista no tienen la suficiente fuerza para ganar en las elecciones y otros solo son usados como estrategias políticas para restar votos a los partidos a vencer. Una situación por demás verídica es que existe un desencanto institucional, y que un afán generalizado de libertad está llevando a muchos ciudadanos a renunciar a los partidos políticos. Recordemos que la figura de “candidato independiente” se aprobó en la reforma electoral del año 2012, pero fue hasta 2014 cuando se acordaron las normas que abrieron el camino a los ciudadanos que aspiraban a una candidatura, pero no contaban con el respaldo de un partido político. Vale la pena resaltar que el diseño institucional bajo el cual empezó a operar esta modalidad de candidatura llevó una instrumentación más o menos complicada para que varios ciudadanos lograran el registro en la boleta. Este factor puede ser considerado como una debilidad, pues, pese a que en el discurso político se asegura la participación para todos, en la praxis resulta difícil que se cumpla con ciertos requisitos normativos. Para muchos no resulta sorprendente que las candidaturas independientes se conviertan en la continuación de la vida pública de quienes ya eran políticos, o en amenazas creíbles de políticos bien posicionados para negociar dentro o fuera de su partido. El caso de Quintana Roo, por ejemplo, es extremadamente intimidante: Los candidatos a cargos de elección popular por la vía de candidatos independientes deben contar con por lo menos el 3% de la lista nominal y, sobre todo, que un día determinado antes de conseguir el registro, deberán acudir al Instituto Electoral local con todos los firmantes. Lo cierto es que desde hace más de 10 años vivimos un hartazgo hacia los partidos políticos. En México existe una enorme cantidad de partidos no solo los nacionales sino estatales que se cuentan por cientos que aparecen y desaparecen. Algunos tienen décadas como es el caso del PARM e incluso el PPS que tiene casi 70 años de existencia en algunos estados. De lo anterior nace la figura de los “Independientes” quienes en teoría vienen a acabar con ese hartazgo de la gente por ser candidatos salidos del pueblo. La elección del 2018 será una lucha encarnizada, pues ante un panorama de muchos candidatos, la población podría resultar muy confundida, y errar en su decisión. Lo cierto es que pocos independientes llegaran al final es por ello que resulta muy importante que las autoridades electorales y los legisladores se detengan un momento a pensar en crear reformas que en verdad fortalezcan nuestro sistema político electoral el cual está completamente desgastado y alejado de la ciudadanía

Comentarios
Tags

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Close