Dunkirk: ¿Lo mejor de Nolan? ¿La mejor película del año? ¿El mejor film sobre la guerra?

“Dunkirk” es el décimo largometraje del director británico Christopher Nolan y el primero en su filmografía que está basado en hechos reales.

559

Es 1940 y la Segunda Guerra Mundial se está desarrollando. En la ciudad francesa de Dunkerque, miles de soldados británicos y franceses se encuentran acorralados por el ejecito alemán. Esta situación da pie a la “Operación Dinamo”, la cual tiene como finalidad el evacuar de territorio francés a las tropas aliadas antes de que las fuerzas alemanas lleguen a tomar dicho territorio. “Dunkirk” no sólo cuenta el drama de los soldados que se encontraban varados en dicha playa, también muestra los esfuerzos de civiles británicos por ayudar a sus connacionales, así como el drama vivido por los pilotos de la Fuerza Aérea Británica que estaban librando una batalla en los aires.

“Dunkirk” (Dunkirk, Estados Unidos, 2017) está dirigida por el británico Christopher Nolan (Memento, The Dark Knight, Inception), un hombre que disfruta de jugar con el tiempo en sus películas y que ahora, con Dunkirk, vuelve a hacer gala de esto. El británico nos muestra tres historias que se desarrollan en torno al mismo suceso y que desembocan en un mismo momento, sin embargo, nos cuenta el drama vivido en tierra, el cual duró una semana, a la par del viaje hecho por los civiles a través del mar, el cual duró un día, y de la batalla librada por las Fuerzas Aéreas Británicas, la cual duró sólo una hora. Con esto, Nolan no sólo consigue entregarnos una película sobre la guerra bastante ambiciosa, también logra que en todo momento estén pasando cosas interesantes y que se pueda sentir el drama y la presión de la guerra sin necesidad de cortar para explicar el porqué de otras situaciones.

Lo primero que hay que entender al momento de analizar esta cinta es que no estamos ante un film bélico, sino ante un thriller. “Dunkirk” no tiene la narrativa típica de las películas sobre la guerra en las que seguimos a un personaje en particular, donde en el primer acto vemos porqué decide ir a la guerra, en el segundo acto cuál es su sentir en la guerra y al final cómo cambio su vida después de la guerra. No, en este film ni siquiera tenemos a un protagonista definido, ningún personaje está desarrollado, pero no por un error de guion, sino porque Nolan busca hacer un retrato fiel de lo que es la guerra, en donde la historia de vida de cada uno de los soldados no importa, donde da igual si se muere el de adelante, el de en medio o el de atrás porque en la guerra las personas sólo son un número, no importa lo que hubo antes ni lo que habrá después (si es que logran tener un después), sólo importa lo que sucede mientras se libra la guerra. Sí, es algo cruel, pero es la realidad y Nolan la retrata a la perfección.

“Dunkirk” tampoco es una película de dialogo, en realidad son pocas las veces en las que se dicen cosas, pero justamente en esto radica uno de los puntos más destacables de la dirección del señor Nolan, en que sin decir casi nada logra transmitirlo todo, logra que el espectador empatice, no con los personajes, sino con las situaciones, que como espectador te sientas parte de la batalla que se está librando.

Para esto, Nolan hace gala de un sinfín de técnicas cinematográficas y lo hace con una calidad pocas veces vista. Desde los planos subjetivos, que hacen que el espectador sienta que es él el que está en batalla, hasta los primeros y primerísimos planos que dan una sensación claustrofóbica al más puro estilo del maestro Hitchcock -por supuesto guardando las debidas proporciones-.

Probablemente “Dunkirk” no conseguiría los mismos resultados sin el magistral trabajo en el score de Hans Zimmer, este hombre encuentra la partitura perfecta para crear tensión, drama o esperanza, según sea el caso. Es de esas bandas sonoras que logran transportarte a través de sus notas y sin la cual una película estaría incompleta. Muy probablemente el señor Zimmer se alce con el Oscar el próximo año por este trabajo (de mí se acuerdan), junto con los encargados de la mezcla y edición de sonido que también son fascinantes.

Siguiendo con los apartados técnicos, la edición también es maravillosa, gracias a ella se consiguen tan buenos resultados al mezclar las tres historias. Los efectos visuales son impresionantes, y aquí tengo que hacer la aclaración de que son justamente eso, efectos visuales y no efectos especiales, es decir, casi nada en la película está hecho por computadora.

Respondiendo a las preguntas que le dan título a esta crítica y que son las que más han llenado los sitios de reseñas y redes sociales desde su estreno en Estados Unidos; ¿Es “Dunkirk” la mejor película en la filmografía de Nolan? Sería injusto comparar la filmografía de un director cuyos trabajos son tan diferentes, es como resolver sobre qué película de Kubrick es mejor ¿La Naranja Mecánica o 2001: Odisea del espacio? Ambas son obras maestras pero son tan diferentes que resulta complicado poner una por encima de la otra. Pero si tengo que darle una respuesta a la pregunta sobre Nolan, me parece que “Memento” y “The Dark Knight” siguen estando un escaloncito arriba de las demás. Lo que sí les puedo decir es que es el mejor trabajo de dirección que le he visto a Nolan.

¿Es “Dunkirk” la mejor película del año? No sé si lo será al final del 2017, las películas importantes estrenan a finales de año, pero al menos hasta el momento sí, estamos ante una de las mejores películas que se han estrenado en lo que va del 2017, sin duda.

Y sobre si “Dunkirk” es uno de los mejores films bélicos de la historia; como explicaba, el más reciente film de Nolan no es una cinta sobre la guerra, es un thriller y en ese género es en el que se le debe comparar.

“Dunkirk” es una de las películas mejor dirigidas de los últimos años, el trabajo hecho por Nolan es impecable y es una muestra más de que estamos ante un director que marcará una época (y aclaro que no soy fan del señor Nolan, el comentario es totalmente objetivo). La música compuesta por Hans Zimmer es magistral, al igual que todos los elementos técnicos. Donde la película podría encontrar un punto débil es en su narrativa, la cual no trasmite muchas cosas por sí misma, pero no es necesario que lo haga debido a que las emociones se transmiten a través de una cámara que es manejada por un tal Christopher Nolan.

Comentarios
Calificación
Excelsa
Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos