Psicología

¿De que depende?

Cámbiate

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y en que no deseo en exceso lo que no tengo” Lev Tolstói

Leemos y escuchamos constantemente que la felicidad es una elección. Que depende enteramente de nuestras decisiones y que, poco menos, quien no lo hace es porque no quiere.

Esta forma de pensar esta siendo respaldado por un auténtico ejercito de “pensadores mágicos” que, a través de sus escritos, seminarios o libros, hacen pensar que somos nosotros los únicos culpables de no ser felices.

La ciencia, sin embargo, ha determinado que gran parte de nuestra felicidad -alrededor del 60%-, depende de la genética y de factores externos. Si hay alguna decisión que tomar, será respecto al 40% restante.

Conocer que conductas o actitudes, científicamente probadas, promueven nuestra felicidad, es un paso esencial para saber como cultivarla

Las relaciones humanas parecen ser una parte muy importante de ello. Así lo sugieren los resultados de un estudio longitudinal llevado a cabo durante más de 70 años.  Quienes eran más felices (y saludables) eran quienes las cuidaban y cultivaban. Los lazos de apoyo con las personas que nos quieren y a quienes queremos forman una parte importante de este puzzle de la felicidad.

El tiempo y el dinero son otros dos importantes factores que condicionan nuestra felicidad. Disponer del primero para poder tener la vida que deseamos, y desarrollarnos como  seres humanos, es más valorado que el dinero. El bienestar mental -y físico-, también depende de nuestro nivel de ingresos. Es cierto que solo hasta un punto determinado, que depende del la renta per cápita del país donde se viva. Pero su importancia es esencial en nuestra felicidad.

Un factor especialmente importante lo constituye -y esto si es una decisión totalmente personal-, la velocidad con la que vivimos. Pararnos para apreciar las “cosas buenas” de la vida y dedicar tiempo a disfrutar de ellas, se dibujan como otra de las partes esenciales de nuestra satisfacción vital.

La generosidad es uno de los mayores “disparadores” de nuestro estado de ánimo. Sea llevar a alguien al aeropuerto o implicarnos en actividades de voluntariado, su influencia es determinante en como nos sentimos.

Estos son algunos de los factores que influyen en nuestra felicidad apoyados en la ciencia. Hay muchos más, que repasaremos en próximas ocasiones.

Comentarios
Tags

Leocadio Martín Borges

Psicólogo, Experto y Master en Drogodependencias por la Universidad de La Laguna. En la actualidad publica semanalmente en Diario de Avisos en el espacio Cámbiate Psicología para Entendernos. Desde su pagina CÁMBIATE llega a seguidores de todo el mundo proponiendo la psicología como una herramienta esencial de conocimiento y de evolución personal.
Close