Psicología

De porqué lo afectivo es más efectivo

Las emociones tienen una utilidad ancestral, adaptativa, tan relevante, que ha permitido la supervivencia de la especie humana.

Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.”  Proverbio árabe.

El “color” del comportamiento humano lo determinan esas sensaciones subjetivas interiores que conocemos por emociones. Las emociones, aunque a usted le parezca exagerado, son tan importantes y necesarias en nuestras vidas como el agua que bebemos. Las emociones son respuestas de activación física que nos mueven a hacer las cosas, o a dejar de hacerlas. Las emociones tienen una utilidad ancestral, adaptativa, tan relevante, que ha permitido la supervivencia de la especie humana.

Las emociones son los elementos esenciales de nuestra afectividad. Los sentimientos engloban diferentes emociones – a las que añaden duración –  que nos permiten ser conscientes de nuestro estado de ánimo. Hace tiempo que los psicólogos y psicólogas sabemos, y también los que no lo son lo saben, que el éxito o fracaso en determinados ámbitos depende más de la emoción que de la lógica.

Probablemente alguno o alguna de los que me están leyendo, calcule y calcule,  considere y considere las evidencias, para acabar tomando la decisión más técnica, más objetiva, más neutra, más o menos fácil de explicar con palabras. Somos mayoría, sin embargo, los que tomamos nuestras decisiones de manera emocional. Especialmente en tiempos de crisis, la carga emocional con la que afrontamos los problemas cotidianos es aún mayor. Somos animales emocionales con capacidad para pensar, y por este orden. Fíjese que lo que realmente hace inteligente a una persona no es la acumulación de conocimientos académicos, ni de experiencias vitales, sino que todo eso se desarrolle bajo el paraguas de las emociones que notamos, sentimos, descubrimos y gestionamos a diario y a lo largo de toda nuestra existencia.

Tomar conciencia de nuestras emociones implica adquirir mejores competencias para mejorar nuestras posibilidades de desarrollo personal. La falta de actitud empática y social, la baja tolerancia a las presiones y a las frustraciones, el desequilibrio emocional, suelen conducir al fracaso personal. Son muchas las personas con una capacidad cognitiva normal, pero buena inteligencia emocional, las que alcanzan mayores cotas de éxito.

Comentarios
Tags

Blas Ramón Rodríguez

Psicólogo. Especialista en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud, experto en intervención psicológica en Diversidad Funcional y Trastornos mentales, Master en psicología del trabajo, por las Universidades de Barcelona, Ramon Llull, San Jorge, UOC, de Las Palmas de Gran Canaria. Escritor y divulgador científico en diferentes medios de comunicación. El propósito de su actividad profesional, científica, divulgativa y literaria, es poner al alcance de cualquiera la psicología como elemento esencial para la mejora de la calidad de vida.

Artículos Relacionados

Close