Ana Ledesma Canaán

De pena nacional el cavernario tema de la violencia contra las mujeres

Física, emocional, sexual, económica o patrimonial usted escójale, que es el pan nuestro de cada día, más álgido en algunas entidades. Quintana Roo se salva en base a datos que muestra el INEGI. Ya en SIN EXCUSAS, cite que mujeres expresaron que aprecian y viven el compromiso del gobernador Carlos Joaquín González,  hacia temas específicos de su género en todos los ámbitos. Por citar un dato, desde   mayo del presente año, se da acompañamiento integral a mujeres en situación de violencia, que involucra acciones concretas y específicas hasta alcanzar su empoderamiento.

Veamos en el ámbito nacional, resultados aterradores que emite el INEGI;  reflejan el alto nivel de violencia en la que viven las mexicanas en pleno siglo XXI. 66% de las mexicanas de 15 años o más, han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida;  lo cual es absolutamente inaceptable. Los datos reflejan que tenemos intenso trabajo por hacer, en el cavernario tema de la violencia contra las mujeres;  este 66% que podría ser más, se divide en cuatro tipos: Violencia, emocional, sexual, económica o patrimonial.  Únicamente denuncia y pide apoyo el 5.5% Existe una estimación, de que el 4.4 millones mujeres de 15 años o más, sufrieron abuso sexual durante su infancia y los agresores sexuales están en su gran mayoría en el ámbito familiar.

Violencia comunitaria, a diario se vive por parte de machos, con sus “piropos” asquerosos, ofensivos, intimidación, acecho, abuso sexual o incluso violaciones. Salir a la calle en muchas ciudades de nuestro país,  se puede convertir en una vivencia lacerante, algo que debería de dar vergüenza a todos los mexicanos; y ahí no cabe echarle la culpa al color de los partidos políticos en turno, ni a los políticos tampoco, somos nosotros mismos frente al espejo de nuestros valores, de la educación, la insana cultura arraigada. Según la etnóloga Marcela Lagarde y de los Ríos, maestra y doctora en Antropología por la UNAM, autora de “Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas” (1990), la discriminación se ha venido dando en el encierro femenino y ahí se han gestado dolor, miedo, impotencia y servidumbre, bajo el mundo patriarcal donde la mujer ha sido cautivada y cautiva.

Abrazo cálido de felicitación a Miguel Cantón y todo el profesional equipo que conforma Quintana Roo Hoy,  por su segundo aniversario.

Le invito a seguirme en redes sociales Twitter: @cafe_canaan Facebook: Ana Ledesma Canaán.

Comentarios
Etiquetas

Ana Ledesma Canaán

Egresada de la Universidad Latinoamericana, México Distrito Federal de la carrera de Comunicación y Relaciones Publicas. Directora General de TodoIncluidoLaRevista.com
Cerrar