Ana Ledesma Canaán

De la desgastante guerra por demostrar humildad con un apellido, los 11 municipios ya escuchados, y vamos a creerle a Pedro.

SIN EXCUSAS

La intransigencia y orgullo de la alcaldesa panista Perla Tun Pech,  tiene costo político y social.  No es posible que estar en Cozumel, sea sinónimo de   escuchar comentarios adversos y quejas de la población, sobre la  actual administración municipal;  despidos absurdos,  no sabe gobernar, no concilia, no escucha, se mantiene firme el pleito con su cabildo, insiste en una guerrita desgastante y absurda,  por demostrar que la humildad la trae en sus apellidos, y que ella nos guste o no, será parte de la historia de Cozumel, por ser la primera ocasión que una mujer gobierna; eso es sexismo señora Perla, si quieres pasar a la historia, que sea por la cantidad de logros obtenidos durante tu administración, llegar con la certeza de que se hizo el mejor esfuerzo, esos si son sendos ovarios, pero llegar para que la gente de todos los estratos sociales se queje, miles y miles de relatos de Cozumeleños, narrados en Cozumel; eso no se vale, eso no es motivo de orgullo.

Los 11 municipios que conforman el estado de Quintana Roo, han sido escuchados por el gobernador Carlos Joaquín González. “Platícale al gobernador” es un vínculo directo con la primera autoridad y la posibilidad –nunca antes vista- de ser escuchados; que la gestión, o asunto primordial en la vida de cada uno de los habitantes que conforman la entidad, sea tomada en cuenta, bajo un esquema directo de comunicación, accesibilidad y confianza. Lo primera ronda de esa conversación franca con el gobernador por todos los municipios del estado, concluyó, tras su audiencia abierta con los Cozumeleños,  “La primera vez que nos escuchan y atienden, esto nunca lo habíamos tenido, aunque pobre pero mi problema ya no es solo mío, excelente que se busquen soluciones a través de la gestión” es lo que en su mayoría, la gente expresaba en la isla de las golondrinas.

Vamos a creerle a Pedro, eso también lo escuche, me lo dijeron de repetidas e ilustradas maneras en mi reciente visita a Cozumel. ¿Quién es Pedro? Haciéndome la distraída, pregunté. El licenciado Pedro, el que habla poco, pero si hace mucho, el promotor de eventos internacionales y excelente empresario  y que está bien preparado para sacarnos de este bache. Ah… Pedro Joaquín Delbouis, le respondí al Cozumeleño en cuestión; si –me dijo- claro que lo conozco, respondí, y coincido con él, cuando dice que “Un apellido no garantiza el triunfo, lo garantiza la unidad”

Los invito a seguirme en redes sociales: Twitter @cafe_canaan Facebook: Ana Ledesma Canaán.

Esta columna de opinión se publicó el 1 de febrero del 2018 en el periódico Quintana Roo Hoy.

Comentarios
Tags

Ana Ledesma Canaán

Egresada de la Universidad Latinoamericana, México Distrito Federal de la carrera de Comunicación y Relaciones Publicas. Directora General de TodoIncluidoLaRevista.com

Artículos Relacionados

Close