Cristiano Ronaldo, el rey de Madrid

Cristiano Ronaldo no para de alcanzar, superar e imponer marcas en su carrera, muchos de ellos con el Real Madrid

148

Determinante hasta lo último, Cristiano Ronaldo no se cansa de monopolizar títulos y récords.

El delantero portugués fue laureado como el mejor jugador de la final de la Liga de Campeones, una en la que facturó dos de los goles con los que su Real Madrid venció 4-1 a Juventus para revalidar la corona europea.

Cuando a los 20 minutos abrió la cuenta en el estadio Millennium, Cristiano hizo historia al convertirse en el primer jugador que anota en tres finales del certamen.

Y como autor del tercer tanto de la noche, a los 64, el de Madeira rebasó a Lionel Messi como el máximo anotador de esta edición con 12 conquistas. También dejó en 105 su cifra récord de goles en la Champions y llegó a los 600 en su carrera.

Cristiano ahora cuenta con cuatro medallas de campeón del máximo torneo europeo a nivel de clubes, misma cantidad que su némesis argentino. Tras atrapar su primer con Manchester United en 2008, ha celebrado con el Madrid en tres de las cuatro últimas ediciones.

Anotó de penal en los descuentos cuando vencieron 4-1 al Atlético de Madrid en la final de Lisboa hace tres años y también remeció las redes en el empate 1-1 del United en Moscú contra Chelsea, aunque falló su remate en la tanda de penales.

En un fulgurante cierre de temporada, Cristiano anotó 16 goles en sus diez últimos partidos.

Con 32 años cumplidos en febrero, el luso aceptó regular sus minutos de juego esta temporada, en la que el técnico Zinedine Zidane le dejó en la banca en varios encuentros para que pudiera llegar fresco para el tramo decisivo.

Firmó dos tripletes consecutivos en la Champions, uno en los cuartos de final ante Bayern Múnich, y otro en las semifinales contra Atlético de Madrid. Facturó goles en los tres últimos partidos del Madrid en la liga española, totalizando cinco, para que el club conquistase su primer título doméstico en cinco años.

También cambió su perfil de juego: al perder el plus de velocidad para el desborde, dejó la banda y ahora se mueve por el centro, donde ha sabido explotar espacios.

Y ahora su primer doblete España-Champions podría conducirle a su quinto Balón de Oro -el tercero en cuatro años- para igualar a Messi.

INFLUENCIA

Hay datos que retratan su influencia: es el máximo anotador de la historia de la Champions (con 106; 12 más que Messi); en cinco temporadas fue el que más tantos marcó; ya superó los 600 goles oficiales incluyendo todas sus camisetas. No es una exageración:es el primer futbolista de la historia del Real Madrid -la institución más exitosa del mundo, Club del Siglo XX para la FIFA- capaz de sentarse al lado en el pedestal del intocable Alfredo Di Stéfano.

Parece que tiene razón el técnico, Zinedine Zidane, cuando lo define: “Lo que más me importan son sus ganas de ganar. Tiene una cosa dentro que lo convierte en un líder nato para los demás en el campo”. Ese rasgo de ganador compulsivo lo arrastra desde que era niño, cuando jugaba en el Andorinha. Le decían Niño Llorón, casi a modo de apodo, como publicó Luca Caioli en el libro “Cristiano Ronaldo, historia de una ambición sin límites”. No le gustaba perder a nada. Ahora, menos.

Por eso, con la Champions ante sus ojos, con el abrazo de Marcelo, suelta un puñado de palabras que cuentan el precioso escenario: “Muy contento, un récord más, otra vez. Es un final de temporada espectacular. Somos un equipo muy bueno y lo demostramos una vez más. Tenemos mucha confianza en nosotros”. Sí, un idilio. Cristiano y Real Madrid. A esta altura, casi lo mismo.

Comentarios