Psicología

Comerse la cabeza es de humanos

Acuérdate de que la mayoría de nuestros miedos, desasosiegos y sospechas, o bien los inventamos nosotros mismos o acabamos exagerándolos.

Hay momentos en que te encuentras en la nada, y hay momentos en que en la nada te encuentras“ #blasramon

Si los factores ambientales (radiación solar, humedad y temperatura, etc.) tienen mucha capacidad para estresar a los seres vivo, los humanos tenemos, además, factores psicológicos que nos hacen darle vueltas a las cosas hasta conseguir verdaderos quebraderos de cabeza. A veces infiernos totalmente innecesarios.

Nuestra capacidad proyectiva hacia el futuro es admirable. Pensar en las consecuencias y en lo que ocurrirá mañana es algo habitual en nuestra conducta humana. Las incertidumbres, los miedos, las resistencias a los cambios son factores importantes por los que solemos darle vueltas a lo mismo. Preocuparnos por lo que pasará nos ocupa demasiado, altera nuestro sistema endocrino generándonos debilidad inmune, y nos trastorna el ánimo y la cotidianidad.  Cuando anticipamos la preocupación, la ansiedad penetra en nuestra cabeza como un ariete, derribando nuestras defensas.

Si nuestra cabeza gira como un tiovivo del que no encontramos manera de bajar, suele deberse a que no vivimos el presente, a que de alguna manera estamos ausentes de lo que tenemos enfrente. Estamos tan ocupados en preocuparnos en lo que fue y en lo que aún no ha sido, que no nos percatamos que giramos en torno a emociones, sentimientos y pensamientos que dan vueltas sin llegar a ningún sitio. Lo que conocemos como run run mental o rumiar pensamientos recurrentes, a veces obsesivos, son acciones muy pocas veces productivas. La sensación de encontrarnos ante la nada hace de esta rutina una de las formas más fáciles de convivir con la infelicidad.

Buscar una manera efectiva de tranquilizarnos y comprender que nuestra tendencia humana es a agrandar los errores, es un buen paso para empezar a detener la noria de los pensamientos recurrentes y, a veces, distorsionados. Acuérdate de que la mayoría de nuestros miedos, desasosiegos y sospechas, o bien los inventamos nosotros mismos o acabamos exagerándolos.

Siempre existen claves para encontrarnos mejor. A veces las encontramos por nuestra cuenta y, en otras ocasiones, necesitamos alguna ayuda. Ser amable con nosotros mismos es una de ellas. No creernos el centro de atención de los otros, no exigirnos demasiado, ni a los demás, son formas equivocadas de darle vueltas a las cosas y a la vida que, superadas, nos quitará una enorme presión psicológica y social de encima.

Aceptar – que no es lo mismo que resignarse – que hay cosas que no se pueden cambiar y que otras las podemos y debemos cambiar, aunque nos disguste hacerlo, es la mejor manera de tomar la iniciativa de nuestra vida. Dar instrucciones precisas a nuestra mente es cortar en cualquier punto el círculo de las ideas y pensamientos repetidos que, de lo contrario, siempre acaban en la misma casilla de salida. Dile y repítele a tu mente lo que quieres que haga y lo acabará por hacer. Si buscas opciones a los problemas, tu mente te ayudará. Es algo así como quitar el piloto automático porque quieres aterrizar.

Entiende que los pensamientos obsesivos, la manía de amargarte la vida dándole vueltas a las cosas, es una forma de tratarte mal. Crear un espacio amable para ti es un buen plan para empezar a detener el carrusel de la nada, probablemente entonces te encentrarás con la mejor versión de ti mismo/a.

Comentarios
Tags

Blas Ramón Rodríguez

Psicólogo. Especialista en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud, experto en intervención psicológica en Diversidad Funcional y Trastornos mentales, Master en psicología del trabajo, por las Universidades de Barcelona, Ramon Llull, San Jorge, UOC, de Las Palmas de Gran Canaria. Escritor y divulgador científico en diferentes medios de comunicación. El propósito de su actividad profesional, científica, divulgativa y literaria, es poner al alcance de cualquiera la psicología como elemento esencial para la mejora de la calidad de vida.
Close