Raúl Caraveo Toledo

Cinco meses de evolución de Meade, Anaya, López Obrador y los independientes

Los tres Margarita, El Bronco y Ríos Piter carecen de un poquito de vergüenza, pero, lo más lamentable es que también la institución electoral kafkiana no tiene vergüenza

En la primera quincena de diciembre de 2017 se definió quienes irían como candidatos de las tres coaliciones y surgieron las primeras sorpresas, con el afán de no ser repetitivos trataré de ser sintético; en cuanto a la forma de cara al electorado que describirían las encuestas la situación fue esta;

En cuanto a las baterías de encuestas de Reforma (23 al 27 de noviembre), del Gabinete de Comunicación Estratégica (27 de noviembre); GEA-ISA (del 18 al 21 de noviembre); El Universal (1 al 4 de diciembre) la situación marcaba que tanto Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador restaron puntos a sus preferencias electorales después de los destapes, el panista Anaya fue quien más perdió puntos seguido por Meade y al final poco perdió AMLO.

José Antonio Meade no le dio puntos al PRI al contrario le restó 11 puntos; de 31% en preferencias, bajó a 19.9%

En el caso del PAN cuando anunció su intención de ir en un frente con PRD y MC subió a 31%, pero al registrarse como candidato Ricardo Anaya llegó a solo 12.6%  (una vez que se sacudió aspirantes como Margarita Zavala entre otros) es decir perdió 17.4 puntos.

Andrés Manuel López Obrador arrancó con 27.2% O sea 4.8 menos de los 32% que ostentaba la alianza Morena, PT y PES.

Este era es escenario de inicio. Desde el 6 de diciembre El Universal ubicaba a Meade en tercer lugar de las encuestas.

Entonces vino diciembre, las precampañas o internas, luego el período inter campañas a punto de terminar y las variaciones que vimos recientemente producto de las pugnas entre los candidatos Anaya y Meade; las confrontaciones por señalamientos de corrupción, un tema superaba en importancia en los medios al anterior escándalo. Sería ocioso mencionar las recriminaciones y señalamientos fundados o infundados, utilizando personajes sin prestigio o instituciones manipuladas, sería inútil; lo importante para destacar es el resultado de vuelta a la realidad, es decir cómo ha recibido el electorado, el ciudadano común esta ola de discusiones.

EL viernes 9 de marzo el Barómetro Electoral de Bloomberg muestra una situación definida asi:

Andrés Manuel López Obrador 42.2%

Ricardo Anaya Cortés 27.4%

José Antonio Meade Kuribreña 20.6%

Margarita Zavala de Calderón 4.%

Jaime Rodríguez Calderón             1.6%

El Barómetro Electoral de Bloomberg para México dicho en sus propias palabras; “muestra la intención de voto de la gente tomando como base una serie de encuestas realizadas por diferentes empresas especializadas y el análisis de su nivel de calidad. Se les asigna mayor peso con base en aspectos como; la precisión de la casa encuestadora en los sondeos para las campañas presidenciales de 2006 y 2012, qué tan recientemente fue levantada la encuesta, así como el tamaño y el margen de error de las muestras”.

Por su parte otra encuestadora privada www.massivecaller.com la primera semana de marzo da a conocer a sus suscriptores los resultados de la encuesta cerrada al 22 de febrero, dicha empresa hay que hacer notar acertó favorablemente a las 12 contiendas para Gobernador que se celebraron en 2016; el sistema particular de ésta divide en secciones el país como lo son Bajío, Sur, Norte, Centro, de ellos obtiene una media nacional quedando de la siguiente manera:

Andrés Manuel López Obrador 32.23%

Ricardo Anaya Cortés 25.6%

José Antonio Meade Kuribreña 13.51%

Indecisos             19.20%

Efecto TV y Capital Media para el 12 de marzo estiman sus resultados con 46% para Andrés Manuel; 29% para Ricardo Anaya y 17% para José Antonio Meade.

En el período de inter campañas el voto emigró a AMLO, quien más perdió fue Meade, diversos estudios dan como tendencias fuertes:

Uno, si Anaya no tuviera la oportunidad de ganar el 14% de los panistas darían su voto a AMLO y solo el 6% lo darían a Meade. Dos, el 34% dice que jamás votarían por Meade.

Tres, jamás acertaron los analistas que pregonaron que el piso de López Obrador  era su mismo techo y que este ya lo había alcanzado y no rebasaría los 33 puntos aproximadamente.

Al 15 de marzo www.oraculus.mx en su Poll of Polls –algo similar a Bloomberg- da 39% para AMLO; 29% Anaya y 22% a Meade.

Al  16 de marzo una encuesta privada celebrada para el PRI solo entre priistas en 24 Estados del país en la cual se presenta un escenario con dos candidatos AMLO vs Anaya resultó que 80% manifestó que votaría por Andrés Manuel López Obrador.

Todo lo anterior marca la tendencia, un escenario y define las actitudes de singulares personajes de los medios de comunicación que hoy van moviendo su discurso; algunos medios prefieren omitir opiniones o críticas, se van suavizando, otros mejor hablan de la guerra en Siria, Sudán del Sur, Yemen, los movimientos de refugiados, en fin.

La evolución de los críticos más acérrimos de López Obrador es un fenómeno que va de la mano con la evolución del mismo personaje; apertura, tolerancia, evitar confrontación y conflicto.

Los medios de comunicación mexicanos aún no estamos acostumbrados a la democracia y eso es reflejado en la falta de congruencia que hoy salta a la vista.

Dos candidatos presidenciales se enfrentan en una lucha,- por el segundo sitio de la contienda-  en medio de ésta ambos se están auto flagelando, se infringen toda la capacidad de insultos y ofensas que sean posible, el escenario kafkiano trata de derrotar al contrincante por ser el más corrupto, el más ladrón, el más cínico, o el menos preparado para gobernar, o por prometer un mundo inexistente; en medio de todo los dos ahora duermen en el suelo, van a comer tortas ¡con las manos!, vuelan en clase ordinaria como cualquier mexicano común y corriente; cantan, tocan instrumentos ridículos y hasta juegan juegos que por su generación-tiempo-edad, no jugaron nunca.

En los dos casos consideran al respetable ciudadano, al público pasivo y observante como una masa de tarados, estúpidos sin criterio ni capacidad de crítica, que serán pasivos y absorbentes a todos sus ridículos montajes para atraer el voto, es decir quitarle un punto al otro candidato que será sumado directa y proporcionalmente a éste.

Una vez más se vuelven a equivocar. En otro espacio de la cancha vienen tres ciudadanos independientes –nada más falso- Margarita Zavala, Jaime Rodríguez Calderón y Armando Ríos Piter en la búsqueda de registro ante el INE, la autoridad electoral les demuestra a los tres únicos finalistas que recurrieron al fraude, compra de firmas, alteración de credenciales de elector, copias impresentables, duplicados, en fin, todo el apartado de lo ilegal que está prohibido hacerse para tener las ansiadas 880 y tantos mil apoyos documentados; los tres aspirantes defraudaron a la institución, al INE, al ciudadano común y corriente. Ningún aspirante a candidato independiente debería obtener su registro, transpiran corrupción.

Los tres personajes  seguramente acudieron a empresas fantasma, empresas del crimen organizado para la compra de apoyos en mercados delincuenciales, son pues corruptos, defraudadores, abusaron de la confianza. Los tres Margarita, El Bronco y Ríos Piter carecen de un poquito de vergüenza, pero, lo más lamentable es que también la institución electoral kafkiana no tiene vergüenza, en medio de explicaciones inverosímiles solo dan el registro a una persona, que no la que menos mintió, es decir a Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón. En medio de oscuros acuerdos transexenales Calderón-Peña Nieto se reedita el escenario de hace seis años cuando Calderón siendo Presidente retiro apoyo a la candidata de su partido el PAN, Josefina Vázquez Mota para volcar su presidencia en apoyo a Enrique Peña Nieto.

Los acuerdos transexenales y los resultados de estos ya  son de la opinión pública. Es un hecho que incluso José Antonio Meade siendo Secretario panista en aquel entonces –declaro ahora- voto por Enrique Peña Nieto.

Estos son los escenarios en el juego electoral, en estos al ciudadano común, ordinario, regular como yo o como usted, nos consideran sin memoria, tarados, manipulables e insignificantes. Otra vez se equivocan.

Gracias por su lectura y seguirme en twitter y facebook

 

@raulcaraveo

Comentarios
Etiquetas

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Cerrar