Psicología

Cambio de roles: Ahora me toca a mí

Hay momentos que se presentan de lo más embarazosos, pero precisamente en esos es cuando tenemos que saber ponernos en nuestro lugar.

¿Cansado de aguantar situaciones que te duelen? ¿Situaciones que no te hacen sentir bien? Es necesario poner  fin a todo ello con un cambio de actitud, para conseguirlo primero tienes que identificar aquellas conductas que provocan que el dolor se apodere de ti.

¿Falta de asertividad?

¿Dificultades para poner límites?

¿Expectativas elevadas?

¿Miedo al cambio?

¿Falta de coraje?

Hay momentos que se presentan de lo más embarazosos, pero precisamente en esos es cuando tenemos que saber ponernos en nuestro lugar. Muchas veces nos cuesta por el qué dirán, qué pensarán, pero es hora que te preguntes  ¿Y cómo me sentiré yo? ¿Qué consecuencias padeceré al respecto si aguanto algo que no quiero o no me gusta? De manera que puedas ver si te compensará o no.

Otras veces el malestar es provocado porque se te derrumban en un minuto las expectativas que llevas días, meses o años soñando, u otras veces se trata de pequeñas decepciones constantes  que hace que la desilusión sea tan grande que sientas un vacío difícil de llenar.

Si ello te ocurriera a ti, empieza a demostrar quién realmente eres. Ármate de coraje y de valor, llevando a cabo actitudes basadas en la realidad y no en ilusiones poco empíricas que impulsan a crearte fantasías.

También podría ser que estés rodeado de un entorno en el que no encajas, el cual sientes que no es el tuyo, que formas parte de una rutina de la cual no te sientes identificado e incluso podría ser que tuvieras una cierta predisposición para llevar a cabo comportamientos acordes al contexto, que  hacen que te amoldes mejor al ambiente en el que te encuentras.

Si eso sucede es necesario que te plantees si estás inmerso en la zona de confort de los demás, dicho de otra manera, si tal vez estás viviendo miedos ajenos que tan sólo sirven para mantener a las personas en su ámbito de comodidad.

Así que, valórate lo suficiente como para marcar tus propios límites. No permitas que nadie te cuente historias, pero sobretodo no tengas miedo a la incertidumbre, piensa que el cambio es la única constante segura que hay en la vida. Por tanto, delante este mundo tan cambiante pero a la vez tan estable, la mejor opción es llevar a cabo un nuevo rol, el que te permita manifestar quién realmente eres sin consentir que tú seas un actor en tu propia vida.

Comentarios
Etiquetas

Katia Guzmán

Katia Guzmán estudió y finalizó sus estudios de profesora en la universidad de las Islas Baleares. Al poco tiempo se graduó como psicóloga, itinerario clínico, en la Universidad abierta de Cataluña, para llevar a cabo su vocación de ayudar a las demás personas. Realizó varios másteres y postgrados universitarios entre ellos el de coaching personal, programación neurolingüística (PNL), psicología clínica infantil y juvenil. Especialista en técnicas de reprogramación neurolingüística y reestructuración de creencias cognitivas. Actualmente combina su carrera de psicología con su vocación como escritora para poder instruir y ayudar a través de la escritura. Autora del libro “Sí quiero, casarme conmigo”.
Cerrar