Blade Runner 2049: ¿A la altura de la original?

75

Por: Freddie Montes

35 años después del estreno de “Blade Runner”, el canadiense Denis Villeneuve nos trae la secuela de aquel clásico de ciencia ficción.

 

Es 2049 (30 años después de los acontecimientos ocurridos en “Blade Runner”) y un ‘blade runner’ llamado ‘K’ ha descubierto un secreto que ha estado enterrado durante muchos años. Lieutenant Joshi, jefa del Departamento de Policía de Los Ángeles, le ha encomendado a ‘K’ la tarea de llegar al fondo de dicho misterio antes de que éste salga a la luz, lo cual traería consigo el caos en la sociedad.

 

En 1982, Ridley Scott sorprendió al mundo con su film “Blade Runner”, el cual era una adaptación de la novela dePhilip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. Aquella era una cinta de ciencia ficción que desarrollaba una distopía en un mundo futurista, la cual partía de una premisa muy interesante: el límite entre lo real y lo artificial. Y aunque en un principio no se hizo con las mejores críticas ni con los mejores resultados en taquilla, el tiempo catalogó a “Blade Runner” como se merece, como un clásico de ciencia ficción y como una pieza imprescindible en la historia del cine.

 

Ahora, 35 años después, el director canadiense Denis Villeneuve, a quien conocemos por su trabajo como director en “Sicario” y “Arrival”, nos trae la secuela de aquel mítico film de Scott. ¿Logra Villeneuve entregarnos una digna secuela o una vez más aplica la famosa frase “las segundas partes nunca son buenas”?

 

“Blade Runner 2049” es un film extraordinario en muchos sentidos pero decepcionante en otros tantos, principalmente en lo relativo al guion. Y es que el principal problema de éste es que es sumamente extenso y no va a ninguna parte, no porque no tenga una premisa, al contrario, la tiene y es muy clara –e interesante-, pero precisamente al ser tan clara llega un momento en el que todo lo relativo a ésta se vuelve tedioso ya que, a diferencia del primer film, ahora todo lo relacionado con el tema “real-no real” está explicado de una manera muy clara, casi con manzanitas, lo cual no estaría mal si no se enfrascaran en seguir explicándolo una y otra vez inclusive en el segundo y tercer acto. A “Blade Runner 2049” le sobra, mínimo, una media hora de contenido.

 

Lo interesante de este guion, escrito por Hampton Fancher y Michael Green, es que va más allá de los límites entre lo real y lo artificial, se adentra un poco más en la esencia de los seres humanos, en como los recuerdos nos hacen ser lo que somos. En pocas palabras, se adentra aún más en la esencia del relato original de Philip K. Dick.

 

Pero “Blade Runner” encuentra sus mayores fortalezas en los apartados visuales y sonoros. El diseño de producción es fascinante, logra recrear algunos aspectos de aquel clásico del 82 pero le agrega un montón de paisajes y escenarios nuevos que en verdad valen la pena. La fotografía es magistral, una autentica obra maestra que le valdrá al 13 veces nominado al Oscar, Roger Deakins, su primer premio de La Academia.

 

Por supuesto, todos estos valores visuales no se encontrarían o, por lo menos, no encajarían tan bien sin una trabajo de dirección impecable como el que logra en esta cinta Denis Villeneuve. El canadiense demuestra que tiene calidad para sacar adelante lo que se le ponga en frente, vuelve a traernos un producto de ciencia ficción digno de nombrarse así, nos vuelve a demostrar que es uno de los directores más importantes de la época.

 

En resumen, “Blade Runner 2049” es una cinta visualmente extraordinaria, con valiosos valores de producción, montaje, dirección y, sobre todo, fotografía. Aunque su premisa es sumamente interesante, peca al ser repetitiva y pretensiosa con la misma, dando como resultado que la película se vuelva tediosa por momentos dando la impresión de que no va a ningún lado al que no haya ido antes. Lo que está claro es que “Blade Runner 2049” es una de las mejores películas del 2017 y una digna secuela para un clásico en la historia del cine.

 

Una última advertencia: ni se les ocurra pararse en la sala de cine donde se exhibe esta cinta si aún no han visto “Blade Runner”, ya que es muy probable que antes de la primera hora de película ya se encuentren “picándose los ojos”.

 

Calificación. 4/5 Lejos de la original pero una secuela sumamente digna.

 

Resumen: “Blade Runner 2049” es una cinta visualmente extraordinaria, con valiosos valores de producción, montaje, dirección y, sobre todo, fotografía. Su punto débil es el guion, no porque no presente una premisa interesante, sino porque gasta mucho tiempo en desarrollarla cuando el mensaje está claro desde el primer acto. No es mejor que la primera “Blade Runner” pero sin duda es una secuela digna de un clásico del cine de ciencia ficción.

 

 

Comentarios