Salud

7 cosas que no deberías hacer con el estómago vacío

Hay ciertas cosas que debes evitar hacer en ayuno. Estas son algunas.

Hay un antiguo dicho que dice “eres lo que comes”, y no le falta razón. Además, de acuerdo a varios estudios, no solo lo que comemos tiene un serio impacto en nuestra salud, sino que lo que permitimos que entre en nuestro cuerpo antes y después de una comida también lo define sobremanera, tanto física como mentalmente. Por esa misma razón, a lo largo de nuestro artículo queremos comentar determinados hábitos que deberías abandonar en caso de llevarlos a cabo, así como algunos trucos y consejos para sobrellevar un estómago vacío.

1. Medicamentos antiinflamatorios por vía oral

Las aspirinas, el ibuprofeno y otros AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos), que también incluyen el Paracetamol, no se deben ingerir con el estómago vacío. Estos son conocidos por conllevar determinados efectos secundarios; pueden aumentar el riesgo de padecer ciertas condiciones gastrointestinales, como la ulceración, el sangrado, la perforación del estómago o del intestino, que son bastante serias. Por lo tanto, la FDA recomienda que los AINE se tomen siempre con alimentos, lo que proporciona un efecto amortiguador al revestimiento del estómago. NOTA: no necesitas una comida completa mientras los tomas, incluso puedes conformarte con cosas más pequeñas como un plátano.

2. Beber alcohol

Ingerir alcohol con el estómago vacío no es para nada una buena idea. Básicamente, cuando no hemos comido, el cuerpo absorbe el efecto de alcohol mucho más rápido. La tasa de absorción se convierte en el doble de la velocidad promedio; es más o menos equivalente a inyectar alcohol en tu sangre. Consejo: si te encuentras atrapado voluntariamente en la obligación social de beber con los amigos, piensa en pedir una bebida no carbonatada, ya que éstas no se absorben de manera eficiente. Comer un sándwich con la bebida es una gran idea, especialmente uno con mantequilla.

3. Masticar chicle

Por si no lo sabes, cuando una persona comienza a masticar chicle, la misma acción de masticar le envía una señal al cerebro avisándole de que estás a punto de ingerir ciertos alimentos. Como método de preparación, el estómago comienza a liberar una pequeña cantidad de ácido gástrico, que puede llegar a inundarlo sin el efecto equilibrante de los alimentos. Con el tiempo, si se convierte en una actividad cotidiana, podría conducir al desarrollo de úlceras estomacales. Consejo: si tienes ganas de masticar chicle, hazlo después de la comida y opta por uno sin azúcar.

4. Irse a la cama

Otro hábito que muchísimas personas adoptan a diario (mayormente por pereza) y que es totalmente contraproducente. Irse a la cama con hambre no es para nada una buena idea; los niveles bajos de glucosa evitan que tu cuerpo descanse bien, pudiendo provocar un sueño superficial o inadecuado. Curiosamente, dormir poco o mal aumenta la secreción de la hormona del hambre, por lo que comemos mucho más en los días que nos despertamos cansados. Sugerencia: acostarse con el estómago totalmente lleno tampoco es buena idea; en cambio, puedes ingerir algo de proteína, como pollo, requesón, verduras o algún batido con frutas.

5. Ir de compras

De cierta manera, el hecho de tener mucha hambre nos hace delirar, por lo tanto, irse de compras con el estómago vacío es una idea tremendamente mala; terminarás comprando mucho más de lo que realmente necesitas. De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Minnesota, este enfoque delirante no se limita únicamente a la comida; también nos vuelve incompetentes en cuanto a la compra de artículos no alimentarios. Nuestro cerebro comienza a ver cosas que no son cruciales como muy relevantes, y en consecuencia, terminamos comprando productos innecesarios o estúpidos.

6. Beber café o té

Después de conseguir arrastrarte de la cama durante una mañana agitada, tu mente cansada podría mandarte la señal de que necesitas un buen café; de hecho, encender la cafetera o prepararte una taza en estos momentos es una de las primeras cosas a las que estarás acostumbrado. Sin embargo, por lo mañana, ingerir esta bebida caliente con el estómago vacío puede aumentar los niveles de ácido en el estómago y ponerlo en serio riesgo de padecer vómitos o estreñimiento. Por lo tanto, si estás buscando algo rápido, cómete una buena tostada antes de permitirte el café matutino.

7. Entrenar en el gimnasio

Por supuesto, hacer ejercicio de manera regular y mantenerse en forma es muy importante para nuestra salud en general, pero no es del todo recomendable hacerlo por la mañana si el estómago está vacío. El cuerpo comienza a quemar glucógeno como combustible, pero como no dispondrás de la cantidad suficiente por la mañana, quemarás masa muscular como sustituto, lo que aumentará el almacenamiento de grasa. Tu cuerpo necesita alimentos para los entrenamientos, con una cantidad saludable de carbohidratos y grasas. Además, podrías sentirte letárgico, reduciendo la productividad general y aumentando el riesgo de desmayo.

Comentarios
Fuente
Para Los Curiosos
Etiquetas

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Cerrar